Calles de la ciudad con nombre de vegetales

Placa de: Carrer de l'Alegria

Carrer de l'Alegria

Barrio
Les Planes,La Florida

Alegria

Balsamina y alegría son nombres comunes de la Impatiens balsamina, de la familia de las balsamináceas, y podría ser la razón del nombre de la calle puesto que corresponde al distrito o espacio territorial que Ramon Puig y Gairalt proponía para poner nombres de plantas en la denominada ciudad jardín. Relativamente cerca se encuentra el carrer del Llorer y también la avinguda de Miraflors o el carrer de les Mimoses, posteriores al tiempo de Ramon Puig y Gairalt, si bien mantienen el mismo tipo de denominación. Cuando menos, en este caso, el nombre alegría también podría hacer referencia al estado emocional correspondiente a un sentimiento de placer y satisfacción.

Espacio

El espacio actual del carrer de l'Alegria se corresponde con los tramos más al sur de un antiguo camino que atravesaba las tierras de los actuales barrios de la Florida y les Planes desde el camino de la Travessera hasta el torrente Gornal, a la altura del paso de las vías de ferrocarril de Vilafranca (véase carrer de les Bòbiles).

Cronología

1918. Coll-Blanch, camino de. Con toda seguridad, este camino ya existía antes del año 1918 como vía de comunicación en el somonte hospitalense en dirección a la marina. Pero en el plano del término municipal de L'Hospitalet de Llobregat, elaborado entre 1918 y 1921, como resultado de los trabajos topográficos y de delimitación municipal realizados, aparece el camino de Coll-Blanch entre un punto al sur, de encuentro del antiguo torrente Gornal con la línea de ferrocarril de Vilafranca, y un punto al norte, de encuentro del mismo torrente con el antiguo camino de la Travessera. Este camino de Coll-Blanch no aparece descrito en el expediente de 1893 del Plan de caminos.

1923. Bóvilas, camino de las. El hecho de que alrededor del camino, que en el plano de 1918-1921 aparece como camino de Coll-Blanch, se situaran algunas tejerías -bòbila en catalán- seguramente hizo que fuera conocido popularmente también como camino de las Bóvilas. Así consta en un plano de febrero de 1923 sobre la urbanización de unos terrenos propiedad de Baltasar Bonet, donde aparece escrito Bóvilas [sic]. En este plano, el vial también aparece con el nombre calle en proyecto Y.

1932. Bòviles, camí de les. Este nombre ya consta en catalán en el plano de 1932, de acuerdo con la catalanización progresiva realizada durante la Segunda República. En este plano, una parte del trazado del antiguo camino aparece como calle, aunque transcrito como carrer de las Bovilas [sic], al norte del carrer de la Florida. El resto continuaba siendo un camino y no aparece rotulado. Teniendo en cuenta que la calle aún no había comenzado a urbanizarse, consideramos que en aquella época se trataba simplemente de un camino.

1939. Bóvilas, camino de las. Aunque este topónimo no aparece en el nomenclátor del expediente de placas de calle de noviembre de 1939, como es habitual en el caso de pequeños viales o caminos, es de suponer que el topónimo se castellanizó el mismo 1939, tal como sucedió con la inmensa mayoría de las calles de la ciudad. Eso sí, castellanizando Bòviles como Bóvilas.

1944. Alegría, calle de la. La primera referencia que nos consta de este topónimo y del trazado de la calle data de 1944, a través del plano de edificación de una casa particular. En la guía de 1948, el trazado de la calle ya aparece prácticamente como actualmente.

1988. Alegria, carrer de l'. El Pleno del Ayuntamiento aprobó el 6 de octubre de 1988 la generalización del proceso de catalanización progresiva del nomenclátor de calles que se había iniciado con la recuperación de la democracia municipal en abril de 1979.